Entradas etiquetadas: cooperación

“A QUÉ SABE LA LUNA”

Hacía mucho tiempo que los animales deseaban averiguar a qué sabía la luna. ¿Sería dulce o salada?

Tan solo querían probar un pedacito.cuento a que sabe la luna

Así comienza un cuento precioso que forma parte de nuestra biblioteca de Cometa Verde por su reflejo en valores tan importante como la cooperación, pues varios animales muy diferentes entre sí  se unen con un único objetivo, probar la luna,  un sueño que juntos les lleva a conseguir su propósito.

Una bonita historia  que plantea diferentes perspectivas de ver el mundo y de nuestra interacción en él.

¿Y vosotros a que os sabría la luna? Descúbrelo en nuestras tiendas de Cometa Verde de Gijón y de Pola de Siero.

, , , , ,


Frutalito

Hoy desde Cometa Verde os recomendamos un divertido juego de mesa, el frutalito de la marca Haba.

La filosofía de la marca Haba se basa en un principio muy simple: los niños y niñas son lo más importante que tenemos. Sus juguetes tienen un diseño especial y un elevado valor lúdico, permiten a los niños y niñas desarrollar la imaginación, les pone a prueba conforme a su edad pero sobre todo, hacen que se diviertan.

Están fabricados en madera que procede de la explotación forestal sostenible, por lo que llevan el distintivo PEFZ.

Con el Frutalito los y las más pequeños de la casa desarrollarán la memoria y la capacidad cooperativa. Tendrán que recolectar las 5 cerezas del árbol antes de que llegue el cuervo ¡y se las coma!. Memorizar las losetas de flores que se irán descubriendo tras la tirada del dado será fundamental para el éxito del grupo.

Disponible en nuestras tiendas de calle Villaverde 5, Pola de Siero y Cabrales 98. Gijón.

frutalito

, ,


La Comunidad Masai

Desde Cometa Verde hoy os queremos hablar de la lucha de esta sociedad por recuperar la dignidad y mejorar a través de la educación. El diario El País publica la historia del guerrero Lekishon que ilustra esta lucha.

Corría el año 2003  y Tanzania estaba experimentando grandes cambios económicos, en este momento Lekishon decidió abandonar su poblado y dirigirse a Arusha, capital del norte de Tanzania. Allí se encontró con múltiples dificultades, para comenzar no entendía el idioma, los masais hablan maa mientras el resto de la población Kisuajili por lo que nadie le entendía.

samaiAllí comenzó a trabajar como guardia, vivía en la calle e invirtió todo su dinero en aprender Kisuajili, consiguió un trabajo mejor, alquiló una cama y recibió clases de inglés para poder trabajar en el sector turístico.

Allí conoció también la injusticia histórica de la que es víctima su comunidad, el Imperio Británico colonizó y mercantilizó sus tierras, instalándose y desplazándoles de las zonas más fértiles y con mejores recursos. A día de hoy esta discriminación continúa y el gobierno no invierte en su región en crear infraestructuras, careciendo de carreteras, transportes o canalización de agua.

A su vuelta a su aldea Mfereji lo tuvo claro, la única solución para su pueblo era educar a los niños y niñas. A través de un mensaje en un foro de internet consiguió captar la atención de dos españolas, Laura Martínez y María Cerezo que se prestaron a ayudarlo a construir una escuela con fondos recaudados en España, hoy cuentan con una ONG Enjipai. Aunque queda mucho por hacer, comienza a haber una esperanza.

, , ,